Muchos testigos dicen que fue un desastre, pero para Mumford and Sons cantar con Bruce Springsteen se les hacía algo más importante. Juzguen ustedes mismos.