MUMFORD ANS SONS ODIAN SER COLDPLAY

Marcus Mumford, el cantante emblemático de Mumford and Sons, el marido de la actriz Carey Mullingan acaba de sentenciar en una revista que no es precisamente de música como GQ de que Mumford and Sons detestarían ser como Coldplay o que se convirtieran en algo similar o parecido en éxito al grupo de Chris Martin.

Una falta de respeto absoluto por parte de Marcus, con una respuesta que no viene a cuento, porque si pueden ser como Coldplay, porque este año su álbum «Babel» va a ser el más vendido del año, como lo fue «Mylo Xyloto» el año pasado.

Además, en su caso, las comparaciones son odiosas, porque Marcus precisamente está casado con una estrella de Hollywood como es Carey Mulligan, quizá no tan famosa como Gwyneth Paltrow, pero porque es más joven.

Hay comparaciones que chirrían y no parecerse apunta a un complejo escolástico.

5 Comentarios
  1. Jesús López dice

    Tranquilo, Marcus, jamás llegaréis a ser ni una enésima parte de lo que es Coldplay. Humildad, chaval, humildad.

  2. troy dice

    si yo tuviera una banda tambien haria lo posible por no sonar ni parecer como coldplay que son bazofia y volvemos a lo mismo de siempre tal vez venden mucho y agotan las entradas en todos los lugares en los que se presenten pero eso no quiere decir que coldplay son buenos

  3. jose antonio dice

    no, coldplay no son buenos….. que mania, dí quienes son buenos y comparamos. De momento los mumford ni a la planta el pie. saludos

  4. seltaeb dice

    Imagino que los que usan ciertos criterios para calificar a Coldpaly de buenos usarán los mismos para encumbrar, donde se merece, a Adele.

  5. Juan Carlos dice

    Pues si yo tuviera un grupo si me gustaria ser como Coldplay, cuando ganara millones de Euros diria paridas sobre el primer principio de la termodinámica, la antimateria y la muerte térmica del universo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.