Marcus Mumford y su novia, la encantadora Carey Mulligan

Marcus Mumford dice que el nuevo álbum aún se hará esperar, porque cree que la mejor forma de hacer crecer las nuevas canciones es precisamente desarrollarlas en directo. Asegura que van creando una nueva forma, incluso en la manera de arreglarlas.

Es una política que se seguía en los años sesenta, incluso en los años setenta. Pero la mayoría de los éxitos de los Who, de los Kinks, de los Stones se improvisaban en el estudio.

En los años ochenta es cuando empezaron las maquetas, los demos. las compañías no pagaban si no había maquetas. Ahora, en este siglo XXI , salvo los grandes nombres, una docena de ellso poco más o menos, que hacen los que les da la gana , el resto tienen que vender el disco absolutamento terminado para que los distribuyan las grandes compañías.

han creado muchas expectativas con su álbum  de debut, “Sigh no more” y, sobre todo, con la canción ‘Ghosts that we knew'. Pero, francamente, a mi no gustó tanto.

Entre los medios se dice que Marcus está absolutamente dominado por el embrujo de su novia, la deliciosa londinense Carey Mulligan, que tiene dos años más que él,pero que engaña con su cara de niño. Tanto poder ejerce sobre el cantante y líder de la banda, que ni le deja componer. Suponen que es la baza decisiva para el retraso en el nuevo álbum.