La mayor vergüenza de la historia de Eurovisión. La mujer barbuda Cristina Wurst que ama a Shirley Bassey y los temas de James Bond, pero a lo cutre.