Ayer se dio a conocer la terrible noticia. Los cuatro componentes del grupo indie , Kris Leonard (cantante y guitarra), River Reeves (guitarra), Tomas Lowe (bajo) y Jack Dakin (batería) fallecieron en la madrugada del viernes al sábado en un accidente de coche en Södertälje, Suecia.

Y con ellos, el mánager del grupo, Craig Tarry. Todos tenían entre 20 y 35 años. Un desastre total.

El accidente se produjo el sábado 13 de febrero de 2016, en el puente de la autopista E4 de Södertälje. El jovencísimo grupo venía de tocar en el festival “Where's the Music?” en Norrköping el día anterior. En marzo tenían previsto participar en el festival “South by Southwest” de Austin, Texas.

Al parecer, el vehículo en el que viajaban circulaba a unos 70 u 80 kilómetros por hora, más rápido de la cuenta, cuando el conductor se encontró con una fila de coches que esperaban a que activaran el puente móvil para poder cruzar.

Communion, su discográfica, todavía en estado de shock, ha hecho público el siguiente comunicado:

“Todo el mundo aquí en Communion está en estado de tristeza y shock totales, y nuestros pensamientos están con las familias y amigos de Craig y la banda”.

“Viola Beach había llegado recientemente a la familia Communion, y tenía todo a su favor, grandes canciones, pasión, talento… Todo lo que una banda debe tener. Sentarse con la banda era sentarse con un grupo de chicos en cuya banda te gustaría estar, y estar en la presencia de una banda que sabía exactamente lo que hacía falta para conseguirlo”.

El grupo era originario de Warrington, al noroeste de Inglaterra. Viola Beach hicieron su concierto de debut en The Cavern de Liverpool en 2015.

No les ha dado tiempo casi a nada, tan sólo publicaron un single, “Swings & Waterslides”, el año pasado, y otro en este 2016, “Boys That Sing” / “Like a Fool”. Descansen en paz.