Resultado de imagen de SAM SHEPARD rocker

Ayer se supo que el dramaturgo, director, actor, y músico Sam Shepard, uno de los autores estadounidenses más importantes de los últimos cincuenta años y con más relación con la música y el rock, murió el 27 de julio en su casa de Kentucky a los 73 años a causa de complicaciones derivadas de una parálisis lateral amiotrófica.

A lo largo de más de 50 años, desde “Cowboys”, publicada en 1964, hasta “The One Inside”, de este año, Shepard escribió más de 40 obras, entre otras “Action”, “Suicide in B Flat”, “El niño enterrado”, con la que ganó un Premio Pulitzer en 1979, “True West” o “Kicking a Dead Horse” (2007).

La relación con la música de Samuel Shepard Rogers III (Fort Sheridan, Illinois, 1943) parte de sus años como estudiante en el Mt. San Antonio College, donde se hizo seguidor del jazz antes de trasladarse a Nueva York a principios de los sesenta para instalarse en el Village y convertirse en una figura del Off-Braoadway con sus primeras obras.

En 1970 fue guionista de la película “Zabrinskie Point” de Michelangelo Antonioni – que venía de hacer su película sobre el Swinging London, “Blow Up”– que contaba en su banda sonora con música de Grateful Dead, Pink Floyd o Kaleidoscope.

Imagen relacionada

Poco antes, Shepard había escrito “The Unseen Hand (1969) considerada por algunos una de las fuentes fundamentales del musical teatral posterior “The Rocky Horror Show”, y fue uno de los autores (su admirado Samuel Beckett, John Lennon) que escribió sketches para la obra teatral de vanguardia “Oh! Calcutta!” de Kenneth Tynan.

Imagen relacionada

En 1971 estrenó “Cowboy Mouth”, una colaboración con su, por entonces amante, y todavía una auténtica desconocida de cara al público, Patti Smith, con titulo sacado de la canción de Bob Dylan, ‘Sad Eyed Lady of the Lowlands’. Posteriormente volverían a colaborar en otras ocasiones, por ejemplo en 2007 en la versión de Smith del clásico de Nirvana, “Smells Like Teen Spirit”, en la que Sam tocó el banjo.

A mitad de década acompañó al propio Dylan en su célebre gira coral “Rolling Thunder Revue”, y fue guionista de su película surrealista “Renaldo and Clara” (1978), consecuencia de aquella gira “gipsy” y hippie.

Resultado de imagen de sam shepard rolling thunder review

Con Dylan volvió a colaborar en 1986 en una de las canciones del álbum “Knocked Out Loaded”, en el tema de 11 minutos “Brownsville Girl”.

Un par de años antes había hecho el guión de la aclamada “Paris, Texas” de Wim Wenders, con música de Ry Cooder.

Imagen relacionada

Muchas conexiones con la música, demasiadas, porque Sam Shepard también era músico, y llegó a a ser en los años sesenta batería y percusionista del grupo neoyorquino de folk y rock The Holy Modal Rounders, colegas de los sarcásticos y ácidos Fugs, y probablemente el primer grupo en utilizar la palabra “psicodélico” en su particular versión jug de “Hesitation Blues” (¡1964!).

Shepard aparece en créditos de dos álbumes posteriores, de 1967 y 68, “Indian War Whoop” y “The Moray Eels Eat The Holy Modal Rounders”.

Una afición heredada por su hijo menor Samuel Walker Shepard, miembro de The Down Hill Strugglers, fabricantes especialistas de clásicos sonidos old time y jug band.