kevin

Portada del duedécimo album de producido por Julián Ruiz

Cuando me han dicho que Kevin Ayers murió anoche, al parecer dormido y sin sufrir, he resoplado de tranquilidad.

El gran Kevin Ayers, el gran “príncicipe” de  la psicodelia de Cambridge, ha muerto en su cama, en su casa en Montolieu, en el sur de Francia.

Kevin Ayers lleva ya casi veinte años viviendo allí y ha muerto con 68 años. Ahora mismo, todavía estoy emocionado. No puedo evitarlo. Era mi amigo, aunque últimamente no le veía mucho. Pero oigo su versión de ‘Lay Lady lay‘, una de mis mejores producciones, sinceramente, y se me han escapado unas lágrimas.

Kevin no era un excepcional bajista, pero nunca se me olvidará su profunda voz oscura, penetrante, su forma de vida especial, su manera de componer. Su exquisito sentido por la vida.

Mañana, contaremos más. Descanse en paz, Kevin.