e766b29fa330857a31bc2c076b38adac

Alan Vega, la mitad del influyente dúo electro punk Suicide, ha fallecido en la noche del sábado al domingo mientras dormía. Tenía 78 años.

Fue el cantante Henry Rollins quién dio la noticia en su website. La familia de Vega ha hecho público un comunicado:

“Con profunda tristeza y una quietud que sólo noticias como esta puede traer, lamentamos informar que el gran artista y fuerza creativa, Alan Vega ha fallecido”.

“Alan murió tranquilamente mientras dormía la noche anterior, el 16 de julio”.

2014Suicide_Getty85240486080514.article_x4

Por su parte, Rollins ha alabado su creatividad e independencia artística:

“Alan no era solo una fuerza creativa imparable, una persona que escribió música y pintó hasta el final, también era sorprendentemente único. Vega era el artista por excelencia desde cualquier nivel que puedas imaginar. Su vida entera estuvo al servicio de expresar lo que su visión le pedía. Uno de los grandes aspectos de Alan Vega era su inquebrantable adhesión a las exigencias de su arte. Sólo hizo lo que quiso, vivió para crear. Pronto fue reconocido como el creativo innovador que siempre fue. La vida de Alan es una lección de lo que realmente es vivir por el arte. El trabajo, la increíble cantidad de tiempo requerido, el coraje de seguir viéndolo y la fuerza de llevarlo a cabo, todo esto era Alan Vega”.

Inicialmente, en los setenta, Suicide sólo grabaron dos LPs de estudio, dos álbumes que, sin embargo, han sido mucho más trascendentales en el devenir de la música que discografías enteras de muchos otros. Sobre todo el impactante punk electrónico de su debut de 1977, “Suicide”, un disco crudo e hipnótico que ha marcado a muchos, incluso a Bruce Springsteen.

Nacidos a principios de los 70, Suicide apenas tenían en Silver Apples un ligero anticipo, por ser ambos dúos y hacer uso de la electrónica, pero ni por esas, Suicide eran otra cosa, mucho más terrenal, de la calle, sus shows en directo de confrontación con el público legendarios, a la altura de Iggy & The Stooges, pura provocación.

Posteriormente Alan Vega, ya en solitario, lanzó unos cuantos buenos discos, pero era demasiado fuerte para el gran público, apenas tuvo éxito fuera del circuito underground. Alan Vega era un poco un “músico de músicos”. Dream baby Dream.