El concierto de en el Copley Symphony Hall de San Diego el pasado sábado noche acabó con un alboroto en escena, cuando varios fans se subieron para tocarlo, y una posible agresión.

A pesar de los esfuerzos de la seguridad, la cosa se salió un poco de madre mientras Morrissey interpretaba “Every Day Is Like Sunday”. El cantante mancuniano tocó la mano de varios fans hasta que otro se subió con fuerza por la parte derecha del escenario acabando sobre Morrissey.

En las imágenes parece que le intenta propinar un puñetazo, pero es difícil saber que es lo que pasó en medio de ese lío. Los representantes del cantante han desmentido que exista una agresión, que todo se ha debido a un intento impetuoso del fan por llegar al adorado ídolo.

El asaltante fue reducido por la seguridad y expulsado del escenario. Morrissey se retiró del mismo y no regresó para terminar la actuación.

Un portavoz del ex líder de Smiths ha declarado en Morrissey Official:

“Nadie intentó golpear a Morrissey anoche. Loos fans de Morrissey no son maliciosos. Los fans simplemente estaban haciendo lo que han estado haciendo durante casi 30 años. Intentando cualquier cosa que pudan hacer para saltar al escenario y tocarlo, o abrazarlo”.

“El fan en cuestión fue ciertamente más agresivo en llegar a él que la mayoría, así que la seguridad tuvo que hacer su trabajo y someter al fan”. Eso es todo. Al final, nadie resultó herido y nadie fue arrestado”.

Resultado de imagen de Copley Symphony Hall morrissey 2018

A pesar del abandono del escenario por parte de Morrissey, sus fans permanecieron un rato en el lugar. Después de muchos de sus conciertos le gusta atender y departir un rato con sus fans. Sin embargo, después de este incidente, Morrissey no apareció por ninguna parte.