hi-morrissey-03858271-8col (1)

El cantante se lo contó al periódico chileno La Tercera.

Al parecer Morrissey se puso tan mal que tuvo que cancelar varios conciertos en un mes de enero.

Se encontró al tiempo con una úlcera sangrante, doble neumonía y un esófago de Barrett.

“Fue terrible. Actué en enero en Ohio y estaba perfecto, pero la noche siguiente tuve un colapso en el hotel. Perdí el conocimiento y cuando volví en mi estaba cubierto de sangre coagulada y no sabía que era aquello”.

El que fue líder de los Smiths se negó a que le hicieran una transfusión de sangre, y a la que se mejoró un poco se las arregló para dar unos cuantos conciertos más. Pero tuvo que parar porque los médicos le advirtieron muy seriamente que no podía pretender dar los 18 conciertos que tenía en agenda.

“ ‘¿Estás tratando de matarte?’

De hecho, creo que eso era lo que estaba haciendo “.

Morrissey les dijo a los doctores que no tiene miedo a morir, y que preferiría morir en un escenario que en un sofá cubierto de migas de pan.

Afortunadamente Morrissey reculó y suspendió 25 conciertos previstos.