Resultado de imagen de morrissey angry

La semana pasada se reeditaron dos discos en vinilo de The Smiths, “The Queen Is Dead”, en single y maxisingle, y a Morrissey no le ha gustado nada el sistema de venta escogido por la tienda HMV.

Ha acusado a la minorista de intentar congelar ventas de los discos. Una acusación lanzada porque HMV ha puesto pegatinas en las portadas de los discos limitando la compra a uno por cliente. Se supone que es una medida para evitar la especulación, la reventa a precios desorbitados de las nuevas reediciones.

En un post publicado en Facebook, Morrissey ha dicho que los Smiths no tienen nada que ver con esas etiquetas anunciadoras limitando la compra, y que esos indicativos se parecen a las etiquetas de advertencia de los paquetes de cigarrillos.

HMV, en su cuenta de Twitter, ha señalado que las reediciones son “muy limitadas” y sólo disponibles en su tienda. De ahí que no quieran vender más de una copia por persona, mejor que los discos queden más repartidos y se vean beneficiados el mayor número posible de fans. Eso sí, las etiquetas son feas.

Pero Morrissey se ha tomado este asunto de un modo muy personal, y ha animado a los fans a disfrazarse para comprar más de una copia y de ese modo pode fastidiar a HMV.

“Si estás en posesión de siete pelucas distintas, una caja con narices falsas, orejas de plástico de diferentes tamaños, un equipo de enfermera, zancos, una capa de Superman y una variedad de gafas de formas extrañas, entonces te instamos a usarlos ahora y comprar tantos ejemplares de “The Queen Is Dead” a HMV como te plazca”.

Bueno… al menos humor no le falta.

No todo es malo. En la zona positiva Morrissey recalcó que 30 años después de su desaparición, The Smiths todavía están en el top diez del Reino Unido.