Probablemente, este tema sea uno de los mejores de los Pretenders y Morrisey lo ha aprovechado.