La Corte del Distrito Sur de Nueva York ha fallado en contra de BMG en el caso de impago de royalties por parte de Modular Recordings.

La demanda presentada por la organización de derechos BMG pedía a Steve Pavlovic, fundador de Modular Recordings, 450.000 dólares por regalías no pagadas al grupo de .

El caso, según informa Stereogum, ha sido desestimado y Pavlovic no tendrá que pagar nada. Sobre el fallo de la corte, Pavlovic ha declarado:

“Estoy profundamente apenado por cualquier malestar causado a Tame Impala, dado que yo siempre he sido un firme partidario y fan de la banda, y a BMG dada la relación que siempre he tenido con ellos.”

“Lamento también la cobertura del caso por parte de la prensa con tanta mano dura sobre los asuntos de Modular, que era completamente inexacta y fuera de control. Sin embargo, espero que las respectivas obligaciones de Universal y Modular para con BMG en nombre de Tame Impala se puedan resolver, y que se pueda trazar una línea finalmente bajo este lamentable capítulo”.

Kevin Parker, que siempre presume de no importarle el dinero, se mostró sorprendido por la demanda el pasado mes de junio, y comentó que los pagos de esos derechos “perdidos” iban a ser “complicados”:

“Es complicado, es muy complicado. Pongámoslo de esta manera, me lo han explicado varias veces, cómo desapareció el dinero y dónde fue y por qué desapareció, pero a los 30 segundos de la explicación me pierdo porque hay una diferencia entre lealtades mecánicas y lealtades de composición”.

Kevin se queja de la cosa se ponía demasiado técnica y rápida para él, y perdía el interés.

“Estoy bien, ya sabes, tiro hacia adelante, puedo pagar mi cena. Al final, soy lo suficientemente afortunado para viajar por el mundo y hacer álbumes, y no tener que preocuparme por no tener un trabajo. Si bien es ingenuo que no me importe una mierda esa cantidad de dinero que ha desaparecido, me resulta contraproducente trabajar para tenerla”.

Kevin está muy influido por el espíritu de los sesenta, es un hippie, quiere hacer música, es loable, no quiere perder el tiempo en juzgados o largos procesos legales, bien, pero ojo, que no se descuide mucho por que en los sesenta muchos artistas fueron timados por mánagers y directores que se aprovecharon de su buen rollo y candidez, Beatles, Small Faces, Creedence C.R. y tantos otros.