Una de las premiadas en los premios Mojo fue la eterna Sandie Shaw, que con sus 64 años todavía consaerva su mini-falda, aunque ya no ejerza de cantante descalza, como en los tiempos de Marionetas en la cuerda.