El todavía precandidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos genera pasiones a favor o en contra por allí donde pasa, todo menos indiferencia.

Su figura sólo admite amor u odio, y buena parte de los músicos de rock y pop norteamericanos se han puesto radicalmente en contra suya.

Y el “Super Tuesday” ha sido suyo en el bando republicano, aunque no por la diferencia que esperaba se prefigura como candidato republicano a la presidencia de EEUU con Hillary Clinton de hipotética oponente.

Ante tal tesitura y como respuesta inmediata al triunfo de Trump en el “Súper Martes”, fue tajante y posteó una frase en su Instagram el mismo martes para sus 38 millones y pico de seguidores:

“¡Donald Trump es una jodida pesadilla!”.

Cyrus escribió la leyenda junto a una foto publicitaria de Trump, y el Instagram de Cyrus pasó inmediatamente a “arder”. Desde entonces ha obtenido más de 239.000 likes.

Y ayer miércoles, la cantante continuó arremetiendo contra el favorito del Partido Republicano con una foto de los totales de Trump sobre los de Ted Cruz y Marco Rubio y con otra frase en la que amenaza con irse del país si es elegido el multimillonario de extrema derecha.

Entonces Cyrus pasó a apuntar en su Instagram a la auto-proclamada “mujer más odiada del mundo”, Rebecca Francis, una imbécil de remate que usa las redes sociales para mostrar su destreza en la caza, y su lealtad para con los cazadores de Trump.