Un monumento conmemorativo al enorme   pianista  Nicky Hopkins, que fue decisivo en los discos de los  Beatles hasta los  Rolling Stones y David Bowie, pasando por Ella Fitzgerald, ha sido inagurado  en Perivale Park en Ealing. Oeste de Londres.

Hopkins falleció en 1994, pero su manager, Gray Levett, y su fiel , John Wood, han estado llevando a cabo una campaña de  para erigir un monumento permanente al músico de este músico, en la forma de un banco diseñado como un piano.

Su manager dice:

“Es increíble pensar que Nicky no ganó ningún premio por su contribución estelar a la industria de la música. Muchosseguidores sienten, al igual que yo, que es el máximo héroe de rock no reconocido y que definitivamente merece ser incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Esperamos que este monumento sirva para reconocer a Nicky por su talento extraordinario. Esperamos que su banco encuentre su camino en el circuito turístico de rock de Londres, atrayendo a fans de todo el mundo “.

La campaña brindó la oportunidad a los contributentes de tener su nombre inscrito en el banco y contribuir a financiar una beca de música en la Royal Academy of Music de Londres, donde el propio  Nicky Hopkins ganó una beca en la década de 1950. Los nombres que se han comprometido en la campaña incluyen a Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts, Ronnie Wood, Bill Wyman, Yoko Ono Lennon, Roger Daltrey, Jimmy Page, Johnnie Walker, Bob Harris y Kenney Jones.

Nicholas Christian Hopkins  nació en Perivale, Middlesex el 24 de febrero de 1944. Aunque se formó clásicamente en la Academia, fue su descubrimiento del rock and roll, y Chuck Berry en particular, lo que lo llevó a desarrollar su propio sentido y estilo de técnica de boogie.

Grabó y actuó en algunas de las grabaciones de música popular británica y estadounidense más importantes de la década de 1960 a la década de 1990, y es ampliamente considerado como uno de los músicos de sesión más importantes en la historia del rock.

Y se recuerda:

“Cuando Nicky se sentaba al piano, cada toma era impresionante y cada una diferente a la anteriorEra un músico verdaderamente creativo y dedicado, modesto, callado y maravilloso para trabajar y nunca se le dio exageración … todo su trabajo tenía una magia indefinible que brilla en los surcos”.

Ahora hasta la viuda Yoko Ono lo reconoce, con su intervención en “Jelaous guy”:

“Nicky Hopkins estuvo genial  tocando en ‘Jealous Guy' , con ese tono  tan melódico y bello que todavía nos hace llorar a todos, incluso ahora.”

Hasta el genial batería  Jim Keltner dijo:

“Nadie en el mundo tocó el piano como Nicky Hopkins”.