Steve Jordan y Keith Richards, en el estudio Germano, en el Village neoyorkino

Ya dijimos que la decimonónica, reaccionaria, machista autobiografía de Keith Richards, donde declararse un drogaadicto es motivo para querer convertirse en un héroe, iba a tener unas consecuencias fatales para el futuro de los Rolling Stones, si es que ya había alguno para el grupo.

Keith Richards da un paso más hasta la ruptura.

Nada más conocer la noticia de que Mick Jagger se había metido en el estudio de Dave Stewart, en Los Angeles, para grabar  lo que será su quinto álbum en solitario del cantante de los Stones, le ha faltado tiempo  para llamar a su colega Steve Jordan, de los famosos Expensive Winos para iniciar lo que  será su tercer álbum en solitario, como en los viejos tiempos, como a comienzos de los años noventa, cuando el futuro de los Stones parecía muerto.

Este será el tercer álbum , tras “Talk is cheap”, en referencia a las dudas palabras de Jagger, y su segundo “Main offender”, como se sentía, en la “máxima ofensa”. Ahora se podrá llamar “Su majestad, la insoportable Brenda”, que es como le llamaba en Life, la autobiografía de Richards.

El estudio Germano se  sencuentra en la calle Broadway, muy cerca de donde estaba la tienda de discos Tower, en el corazón del greenwich Village. Keith Richards ha alquilado el estudio 1 por tiempo indefinido. Está utilizando la propia banda de Jordan, donde participa su esposa Megan Voos. El ingeniero es el de siempre, Dave O´Donell.

Es curioso, porque Lady Gaga terminó su nuevo álbum en los mismos estudios Germano.

Las relaciones personales y laborales entre Mick Jagger y Keith Richards están absolutamente rotas. Absolutamente. Eso asegura una fuente de Universal, que se sienten estafados, porque parece evaporarse la posibilidad de una gira que marque los los 50 años del grupo, con lo que se hubiera podido recuperar algo de la fortuna que Universal pagó por todo el catálogo de Rolling Stones Records.

Es posible que la amistad de niños se recupere algún día, pero francamente no por unos años. Entonces, los dos estarán más cerca de los 75 años. Si es que sobreviven.

Abajo, la famosa ‘You dón´t move me anymore', en la que Richards se protegía de los ataques de Jagger.