¿MICK JAGGER TRAGA POR LA PASTA?

He hecho referencia en varias ocasiones a la anécdota que me contó Jeff Beck, que siempre fue el guitarrista favorito del cantante de los Stones. La mezquindad de Mick Jagger puede ser tan exagerada  que es capaz de  llegar a contar en peniques, no en libras esterlinas.

¿Habrá gira de los en el 2012, a partir del próximo verano ?. La excusa sería celebrar los 50 años de la existencia de la banda de rock más famosa del mundo.

Mick Jagger (68 años), Keith Richards (67 años), Charlie Watts (70 años) y Ronnie Wood (64 años) se reunieron ayer en Londres, en una oficina del grupo.

Está claro que en el orden del día, estaba encima de la mesa la celebración con una gira los 50 años de los Rolling Stones, bajo la tremenda presión de Universal que ha pagado más de cien millones por el catálogo de los Stones y la ya manida y consabida obsesión de Keith Richards de salir a la carretera, cuando en ocasiones llega a tocar casi borracho al escenario.

Pero Mick Jagger es tan roñoso que, por un buen puñado de dólares, es capaz de mentirse a sí mismo, y llegar a olvidar las obscenidades y maldades que Keith ha publicado en Life, una autobiografía que parece que ha vendido los derechos para que se convierta en película.

Jagger se debió quedar sólo en sus reticencias, en su oposición a la gira, porque Charlie Watts está constantemente en los escenarios con su grupo de jazz y el alcoholismo de Ronnie se cura cuando llega el momento de los Stones.

Jagger ha repetido hasta la saciedad que su prioridad actual es Superheavy, incluso con el posible anuncio de una gira.

Richards parece que ha detenido de momento su proyecto del tercer álbum con Expansive Winos.

Pero que Jagger haya aceptado la reunión, marca todo el sentido. Tendremos otra gira de los Stones.  En mayo o en septiembre será el inicio. Es lo que nos queda por saber. Alguno de nuestros lectores nos dijo que, al final, la pasta ganaría la salida de los Stones a la escena. Tenía razón.