Fue el pasado sábado , cuando Taylor Swift actuaba en Nashville y presentó al “increíble” Mick Jagger para “cantar juntos” Satisfaction. Mick Jagger, prácticamente, se la comió en el escenario.