Antes de la actuación en Lucca, a Mick Jagger le abrieron sólo para él, a puerta cerrada, el museo donde está el David de  Michelangelo. Sólo David y Mick.