Michael (CD de audio)


New From: EUR 6,38 EUR In Stock
buy now

Una verguenza más para la familia, para los abogados y la perfidia de su casa de discos. En el 2010, Sony Music lanzó “Michael”, que se dijo que se convertía en un álbum póstumo de , que contenía temas inéditos grabados por el fallecido artista. Sin embargo, ocho años después del lanzamiento del disco, la casa  discográfica admitió haber incluido tres canciones cantadas por un imitador.

Cuatro años más tarde, un experto  de Jackson cuestionó la validez de la música incluida en el disco, lo que llevó a muchos a creer que ciertas canciones no fueron interpretadas por el Rey del pop sino un impostor.

Ahora, a casi tres años de aquella primera sospecha, Sony Music Entertainment reveló su engaño y admitió haber lanzado y vendido melodías fraudulentas sobre el legendario artista fallecido en 2009.

Según indicaron varios medios internacionales como TMZ, Variety y Vulture, las falsas canciones cantadas por un doble, que aparecieron en el álbum póstumo, fueron Keep Your Head Up, Monster y Breaking News.

En documentos judiciales , Vera Serova, la experta que inició la investigación  declaró en el Tribunal Superior de Los Ángeles que dichas canciones fueron grabados por un imitador llamado Jason Malachi. Más tarde ,   presentó una demanda civil contra Sony Music, John Branca -un co-ejecutor de la herencia del artista-, MJJ Productions, Edward Cascia y James Porte -los compositores-productores de las canciones en cuestión- y sus compañías de producción, por “crear canciones simuladas y luego venderlas a través del artista”.

De acuerdo a los portales, Cascio y Porte inicialmente dijeron que las canciones se grabaron en el sótano de Cascio en 2007. Sin embargo, Serova y la propia familia Jackson impugnaron dichas afirmaciones.

En diciembre de 2016, Sony deslizó la posibilidad que las canciones podían ser falsas, pero que “no tenían responsabilidad en eso”. Sin embargo, esta semana, se reveló el resultado de las investigaciones judiciales , por lo que a la compañía no le quedó de otra que confesar que los temas en cuestión no fueron cantados por Michael Jackson sino por Malachi, el imitador.

En consecuencia, Sony Music Entertainment admitió ante el tribunal haber lanzado al mercado estas falsas canciones. Lo que hasta ahora no quedó resuelto es que si los fanáticos del artista o el patrimonio de Jackson serán resarcidos por el comportamiento delictivo o si habrá algún tipo de castigo monetario para la discográfica.