MICHAEL JACKSON Y LA PORNOGRAFIA INFANTIL HACE 15 AÑOSSe cumplen hoy  quince años de aquellas denuncias de abuso sexual a un niño de 12 años, que obligó a la policía a registrar el rancho Neverland de .

Jackson negó las acusaciones, la búsqueda llegó el día en que se lanzó en Estados Unidos su último álbum de grandes éxitos, “Number Ones”. Pasa el tiempo y las mismas sospechas.

Y es que la policía encontró  una  colección de pornografía infantil en el  rancho Neverland de Michael Jackson., en el año 2003.

Y lo más extraño:
Entre el material hallado en la residencia de California se cuentan fotos y fotos de torturas y sacrificios de animales, lo que habrían sido usados por el artista para inhibir la sensibilidad de los menores.
Esa extensa cantidad de material de pornografía infantil fue encontrada en el rancho “Neverland” , durante una redada policial realizada en 2003 cuando el cantante se encontraba en Las Vegas.

Mikey-is-so-adorable-with-children-and-pets-michael-jacksons-hope-for-the-world-30823566-734-891

La incautación se realizó tras la acusación de un joven que afirmó haber sido abusada sexualmente en varias ocasiones por parte de Jackson en la lujosa residencia de Santa Bárbara, California.

La policía encontró fotos y videos de alto contenido erótico en las que aparecían niños y adultos. Las imágenes mostraban desde actos sexuales, hasta torturas y también sacrificios de animales. Según los investigadores, las fotos eran mostradas a los menores para inhibir su sensibilidad y ser más proclives a aceptar los abusos de Jackson.

Las imágenes fueron encontradas en el baño y dormitorio principal del artista, donde decenas de menores habrían sido abusados por Jackson.

Entre la evidencia se encontró además un libro de Taormina Wilhelm Von Gloeden, fotógrafo italiano famoso por sus retratos de jóvenes desnudos.

1000x700-Taormina-Baron-von-Gloeden-Vesuvius

Una foto del Barón Von Gloeden

Pese a la evidencia, Jackson fue absuelto de los cargos presentados por la joven dos años más tarde, aunque los abusos cometidos en la lujosa residencia de California eran como un secreto a voces, según las fuentes consultadas.

Ni muerto le quieren dejar en paz.