michael-jackson-05Mientras las justas protestas de los fans de se van agrandado como una gigantesca mancha, Sony ha estrenado su -jamás será de Jackson-, mientras secuestraba la opinión de los críticos y apenas filtraba lo que es realmente, un documental casi casero de unos ensayos ni siquiera definitivos.

El otro documental que hizo Metallica, con ese sugerente título de ‘Some kind of monster’ es un excelente nombre para este documental que tiene todos los rasgos de la sociedad actual, ganar dinero rápido al precio que cueste, aunque sea con una base carroñera como en esta ocasión: la muerte repentina de uno de las más grandes figuras del pop. Un nuevo angel caido que da dinero.

En ‘This is  it’ hay muy pocos momentos en que nos introduzcamos realmente en el mundo, en el propio corazón artítico de Jackson o la técnica de desarrollar su talento.

Es más bien un intento de demostrar la excelente salud del “cuerpo” para bailar y de la “voz” para cantar, cuando estaba perdiendo la  sangre de la vida para poder seguir. Afortunadamente, no es una crónica necrológica de un condenado a muerte.

El documental -jamás se le podrá llamar  película- comienza con las entrevistas a los bailarines, a los músicos. Naturalmente, está grabado antes de la muerte de Michael.

[ad#adsense-250×250]Luego, Ortega, que no es cineasta, sino más bien un coreógrafo de regular reputación, maneja el documental como si fuera un concierto. Es el único acierto, porque realmente son las imágenes de los ensayos para un concierto.

Se queja Ortega de la falta de calidad de muchas de las imágenes, pero asegura que ha tenido que trabajar con las cintas que Jackson guardaba en su casa alquilada de Bel Air, en Los Angeles.

Y ahí se contradice, porque el sonido es tan espectacular, que lógicamente se sabe que está manipulado y es algo que contrasta con algunas imágenes.

Pero si la familia de Jackson quería demostrar que a los 50 años, Michael tenía todavía fuerzas para asaltar el O2 de Londres, la misión está cumplida. ¿Por cuantos días?. Nunca lo sabremos.

Naturalmente, su baile especial de Billie Jean, a cámara lenta es uno de los momentos recurrentes de ‘This is it’, que tiene sólo en morbo de ver a Michael poco antes de morir.

Pero, por ejemplo, para mí eso no es ningún morbo. Es la degradación humana, dispuesta al buitreo más común y desagradable.

Por si fuera poco, el doble CD es otra prueba más de ganar dinero como sea. Y ahí queda para siempre el gran error de no firmar ‘This is it’ con su otro autor, Paul Anka, una canción que en realidad se llamaba a ‘I never heard’.

Abajo, una parte de ‘This is it’, en anuncio.
[ad#tradedoubler-468×60]