Foto tomada tras el concierto en La Riviera, en Madrid. Ben lleva el vinilo de T.Ren que le regalé con motivo de su su cumpleaños, que era ese mismo día.

Foto tomada en La Riviera, en Madrid. Ben lleva el vinilo de T. Rex, que le regalé por su cumpleaños

Tenía un enorme interés por seguir la evolución en directo de uno de mis grupos favoritos.

buscan una personalidad, un nueva identidad, tras el varapalo que han sufrido por parte de Sony, su compañía, que no creyó en “Congratulations”, su segundo álbum, que a nosotros nos parece una excepcional prueba de talento.

Pues, bien, el concierto en La Riviera, en Madrid, no fue un “delirio”. Los temas nuevos no son precisamente una prolongación de la personalidad del duo de Brooklyn. Me parecieron “demasiado serios” y excesivamente alejados de esa honda sencilla, minimalista de la vieja escuela de la psicodelia.

Pero, en fín, los temas buenos, los de calidad, siempre funcionan, como la excepcional ‘Time to pretend', en donde el grupo en directo fuerza una reacción maravillosa. A veces suenan increíblemente bien y no parecen casi novatos.

Como era el cumpleaños de Ben, cumplía 28 años en Madrid, le regalé algo que sabía que le iba a gustar. Al acabar el concierto, le dí el extraño segundo álbum de T. Rex de Marc Bolan, Prophets, Seers and Sages: The Angels of the Ages, del año de la psicodelia, en 1968 y producido maravillosamente por Tony Visconti.

Se quedó tan sorprendido, que no sabía como darme las gracias. Luego, hablamos un rato. Me confirmó que el tercer álbum, definitivamente, se llamara “MGMT”, como el nombre del grupo.

Pero, ¿lo habeis terminado?, le pregunte.

-No -se ríe- pero casi. Tenemos más o menos grabadas unas dieciocho canciones en el estudio, en Brooklyn. No, no hemos ido a Malibú en esta ocasión.

Hablamos de cosas técnicas, como si nos gusta mucho el sistema Logic y odiamos el Pro-Tools. Y sobre la psicodelia. Ben tiene un conocimiento de grupos incluso ingleses. Dice que quiere coleccionar todos aquellos discos, los máximos posibles.

Ed me dió a lista de sus cinco canciones favoritas de MGMT. Y sólo coincidía en que estaba ‘Time to Pretend' en la lista. En escena, Andrew, como cantante solista, ha mejorado una enormidad. Me dijo que esta noche era muy especial, ya no sólo por el cumpleaños de Ben, sino  porque estaba convencido de que la audiencia española, simplemente, era la mejor del mundo.

Para Ben este nuevo álbum marcará una nueva tendencia en el grupo. Me aseguraba que se iban a tomar su tiempo para mezclar todos los temas, para estudiarlos, para entrar en un concepto de duo más definitivo.

Lo único que les deseo es mucha suerte. Se la merecen.

Abajo, el cumpleaños feliz para Ben, con ‘Siberian Breaks'.