Como hicimos el año pasado, los lectores prefieren conocer en dos capítulos las veinte del 2011 para PLASTICOS Y DECIBELIOS, en un año de maravillosa cosecha.

Ha habido grandes  canciones sueltas, más que en albumes.

Vamos, pues, con las mejores canciones entre el número once y el veinte.

Mañana prometemos las diez primeras. Y,  pronto, programa con ambas en RADIO PLASTICOS ONLINE.

NUMERO VEINTE.-

KASABIAN: ‘RE-WIRED

Segundo single del cuarto álbum del grupo, titulado “Velociraptor”. Es una maravillosa apología de los  años sesenta, como si fueran una vieja canción de los Kinks, con un estribillo poderoso. Una de las canciones más incisivas del grupo que quiere tomar el relevo de Oasis.

NUMERO DIECINUEVE.-

KIMBRA: ‘OLD FLAME

Fantástica canción de la “opera- prima” de la neozelandesa Kimbra, que con sólo 21 años , es una intrigante “hija musical” de Bjork. Inteligente, pasional. Este tema se encuentra en su pequeña maravilla  que es el album Vows. Ni siquiera lo han elegido como single, a pesar de su enorme sabor a calidad.

NUMERO DIECIOCHO.-

THE PIERCES: ‘GLORIOUS'

La canción era una joya del neoyorkino Levy. Las Pierces se lo dijeron a Guy Berryman, el bajista de , que con la ayuda de Rik Simpson produjeron casi un perfecto tema pop, incluido en “You and I”, el cuarto álbum de las hermanas Alison y Catherine.

NUMERO DIECISIETE.-

FLORENCE AND THE MACHINE: ‘ONLY IF FOR A NIGHT

Impresionante producción realizada en Abbey Road por el productor de moda, Paul Epworth, benefactor también del album de Adele. Es la mejor canción de Ceremonials, el segundo album de la irreverente Florence Welsh. Es la magnífica “hija musical” de Kate Bush. Naturalmente, vamos a seguirla en su progresión musical. Incluso es más perfeccionista en la grabación de sus voces, con más de doce pistas,  en algunas ocasiones.

NUMERO DIECISEIS.-

MONA: ‘TEENAGER'

Siempre que oigo este tema me acuerdo de U2. Que buenos eran cuando explotaban en los años ochenta. Estos son sus hijos. el líder, guitarrista, compositor y cantante Nick Brown dice que se conoce de memoria todos los pasos de los buenos discos de U2. Esta canción es un ejemplo de verticalidad, de fuerza, de explosión de energía. Un grupo con gran futuro.

NUMERO QUINCE.-

M83: ‘WAIT

Me quedé asombrado como hace trece años Air recogían el testigo sonoro, la sónica de Pink Floyd en aquel ‘Moon Safari', pero es que Anthony González, el maravilloso inventor de M 83 aún lo recrea con más inteligencia, calidad ,estima. Hasta como trata las voces. Parece Gilmour, con más encanto. Este tema es de un relajamiento formidable. Simple, bello, profundo.

NUMERO CATORCE.-

GLASVEGAS: ‘EUPHORIA, TAKE MY HAND'

Curiosa definición de un exilio impuesto por la creación. Este grupo de Glasgow emigró hacia el sol de California, de Santa Mónica para crear este himno solemne, firme, con buena melodía. La mejor canción del grupo . Es eufórica , contiene la esencia de los grupos escoceses. no tan lejos de Simple Minds, incluso el cantante James Allan es un digno sucesor de Jim Kerr.

NUMERO TRECE.-

KANYE WEST AND JAY Z: ‘MADE IN AMERICA

Una reflexión sobre las familias actuales en norteamerica. Otra vez, increíble melodía de Kanye West, que tiene una facilidad para crear y desarrollar toda clase de R´n ´b . Desde luego, desde su ídolo Otis Redding , que también le hace un guiño en Watch the Throne. pero la mejor canción de su colaboración con Jay Z  es esta. Kanye no pierde nunca el gran legado de la musica negra americana.

NUMERO DOCE.-

COLDPLAY: ‘PARADISE

Si Chris Martin no hubiera compuesto ‘Viva la Vida', este tema nos parecería todavía más hermoso de lo que es en realidad. Pero  tiene la marca, el estigma de lo anterior. Con Paradise, Coldplay han querido construir el gran himno de “Mylo Xyloto”, un álbum casi fallido. Pero Paradise es una gran canción de Coldplay. Eso lo justifica todo, aunque esté demasiado sobreproducida, manida, retocada.

NUMERO ONCE.-

ROBBIE ROBERTSON: HE DON´T LIVE HERE ANYMORE

La joya más valiosa de su gran álbum “How to Become Clairvoyant”. Un “tour de Force” con Clapton, Winwood y asombrosamente producido por Marius de Vries. Este tema es casi perfecto en la perfecta muestra de lo que los americanos llaman dance rock, técnica que se va  perdiendo lastimosamente. Todo el groove del tema tiene la fuerza y el ejercicio del Get it on de Marc Bolan. Ese es el espíritu de esta gran canción.

Mañana, insisto acometeremos diez mejores temas del 2011 para el programa PLASTICOS Y DECIBELIOS.