El gran tema de los Beastie Boys , que rompió toda una sie de marcas o limitaciones en el nuevo mundo del rock.