Parece que ni el libro ni la gira han revitalizado a Phil Collins, que aparece “muy abuelito” con su esposa con la que se ha reconciliado, a pesar de no devolverle los 20 millones de dólares que le dio por el divorcio. Justo aparecen con el hijo que tuvieron juntos.