Una fortuna se gastó Sony y George Michael, en este video con más escenas sexuales que nunca.