martin shkreli ghostface killah diss shaolin video

Martin y sus drugos

O con borrar las partes grabadas de su líder Ghostface Killah.

Así es el director ejecutivo farmacéutico Martin Shkreli, hace que los medicamentos suban desproporcionadamente de precio, compra de un modo caprichoso el disco de copia única de Wu- Tang Clan, “Once Upon a Time in Shaolin” por 2 millones de dólares, y ahora ha amenazado con destruirlo o llevárselo a un remoto lugar. Se lo pasa bien con un disco que en el fondo no le interesa.

Pero lo cierto es que el disco es suyo, él pagó por el, y Ghostface Killah de Wu-Tang se ha permitido una serie de críticas (la semana pasada le llamó “gilipollas” por subir el precio del medicamento Daraprim) que no vienen a cuento.

A Ghostface no le gustó nada que el comprador de su críptico y elitista disco (según contrato no puede ser editado comercialmente hasta dentro de 88 años) fuese el poco – nada- querido Shkreli, que de hecho es uno de los hombres más detestados de Estados Unidos. Pero  vendió el disco al mejor postor, y el mejor postor fue Shkreli. Sobran las quejas.

El Santo “Grimal”

Y ahora Shkreli se ha hecho valer de un vídeo, en el que sale junto a tres encapuchados (abajo), para advertir a Ghostface que o se calla la boca o borra todo su trabajo en el LP.

Así se las gasta Martin Shkreli en una historia – la de Shaolin, que más que atraer ya da grima- que adquiere cada vez más y más tintes surrealistas, cuasi grotescos:

“Al final del día, lo siento mucho por ti. Eres un viejo – un viejo que ha perdido su relevancia- y que está tratando de reclamar mi atención. Eso no va a funcionar, Ghost-Dennis. De hecho, creo que si alguna vez dices alguna mierda de estupidez más de este álbum, de este Shaolin, voy a borrar toda tu mierda de este álbum. Te voy a borrar de los créditos”.

“Ghost, deja de fingir, deja de actuar, deja de mentir. Ser real, como tu vídeo dijo una vez, y uh, no vuelvas a mencionar mi nombre otra vez, o habrá más de un precio a pagar que sólo este vídeo”.

wu tang once upon a time

Como Moisés pero menos…

Para mayor recochineo, posteriormente Shkreli posteó el siguiente mensaje en su Twitter:

“Como mencioné en mi vídeo, espero una disculpa por escrito, GhostfaceKillah. Por lo menos de 500 palabras, sin errores gramaticales, y Shaolin se mantendrá intacto”.

Castigado en la pizarra a escribir 500 palabras por un profesor de escuela soberbio.