Martika desperdició una vida como artista. No quiero hablar mucho de su vida personal.

Quizá su matrimonio con el mediocre músico llamado Michael Mozart le llevó a unos inframundos que no tenían nada que ver con su talento extraordinario, como cantante y como compositora.

Hubo un momento en que su talento le llevó hasta el punto de ser una de las protegidas de Prince, a la que escribió un par de grandes canciones como ‘Martika´s Kitchen‘, el tema que daba título al gran álbum y, sobre todo, la sensacional ‘Love.. thy will be done'.

Pero, bueno, lo importante es que Martika ha vuelto con un buen album álbum titulado “The Mirror Ball” y ha empezado una gira mundial para apoyarlo.

Este es un de los temas estrellas, ‘Flow with the Go'.