La revista hace años que se ha comido a Rolling Stone en norteamerica. Quizá porque afina más con las nuevas tendencias, ante el reaccionario enclaustramiento de Wenner, el jefazo de la que fue pionera en su día.

La revista Spin ha cumplido 25 años. Fue muy curioso que Bob Guccione junior, el hijo del que había creado Penthouse, la primera revista que enseñó el clítoris de la mujeres (para hacerse más atrevida que Plaboy), quisiera acabar con el trono de Rolling Stone.

Pero Cuccione se hizo mayor y vendió la revista a otra sociedad de San Francisco, hace ya trece años. Y la revista Spin se hizo mejor. Fue cuando lo notó Rolling Stone y trató de modernizarse, pero banalmente, demasiados sujetos a la dictadura de las estrellas de los años sesenta.

En esta conmemoración Spin lo ha celebrado, entre otras cosas, con una lista de 125 álbumes que, ellos consideran, vitales en estos ultimos 25 años.

Nos centraremos en la elección de los cinco primeros. Para mí gran sorpresa, reconocen la superioridad inglesa y sólo colocan a Nirvana y Prince -buena elección del maravilloso álbum “Sign of the times”-, entre los cinco primeros.

Me parece que chirria la elección del álbum de los Smiths, “The Queen is dead”, pero imagino o a lo peor me equivoco, que es la típica cuota gay en estas listas.

[ad#adsense-250×250]Pero me he llevado una gran alegría, porque han elegido “Achtung Baby” de ,  como el mejor álbum de los últimos 25 años. Muchos se enfadarán, pero estoy absolutamente de acuerdo.

A pesar de que han pasado casi veinte años de su publicación, he vuelto a escucharlo y me parece vertiginoso, esencial, revolucionario, apasionado, imaginativo, atrevido, repleto de huecos sonoros, de hallazgos que no oigo ni ahora ni antes. El álbum se conserva absolutamente moderno.

Ya no sólo por la belleza de ‘One'. Es la aspereza de ‘The Fly'. La impresionante invasión sonora de ‘Even better than the real thing', que creo que es una canción decisiva, porque era lo que intentaban Bono y The Edge tras haberse mirado mucho el ombligo en ‘Rattle and Hum'.

Fueron más alla. A pasarlo mal en las sesiones de The Wall, que no fueron tan buenas como nos creemos, pero que sentaron una bases maravillosas. Por ejemplo, la inolvidable ‘Zoo Station'.

U2 estaban inventando un nuevo rock, una nueva vanguardia, con electrónica, con sonidos, con samplings, con investigaciones.

Un álbum hermoso, uno de los mejores del siglo XX.

Desgraciadamente, la aventura de U2 se acabó en Berlín, poco después de haberse derribado el muro.

Me alegro que Spin me haya dado la oportunidad de regresar a un álbum esencial, mágico.

Abajo, ‘Even better than the real thing'.
[ad#tradedoubler-468×60]