Esta es la historia viva de uno de los y compositores del rock sureño, el inimitable Gregg Allman, que con la ayuda del periodista de la revista Spin, Alan Light conmueve, predica y hace una maravillosa crónica del mundo de rock desde todos los puntos de vista, con su libro de memorias My Cross To Bear

El libro comienza en tragedia, con el asesinato del padre de Duanne y Gregg Alman , cuando tenían 3 y 2 años respectivamente. Prosigue con la muerte de Duanne, la muerte del bajista Berry Oakly , trece meses después.

Es la vida de un sensacional pianista, organista y guitarrista , que fue el hermano del autor de Layla de Eric Clapton y el marido de .

Gregg dice que su hermano Duanne no quería morir, pero tampoco quería vivir, que  sólo quería hablar de drogas.

El libro no habla bien de Eric Clapton, tampoco de Dick Betts , el guitarrista que sustituyó a Duanne. Y muchos menos de Phil Walden, el mediocre hombre de negocios que gestionó el sello Capricorn, en Macon , georgia, con más pena que gloria, donde nacieron lso llman Brothers.

De Cher no habla mucho, salvo que no es una buena cantante y que el album que hicieron juntos le parece horrible.

Gregg vive casi de prestado , tras el transplante de hígado de hace dos años. Denasiado para un músico que se ha casado seis veces y que dos de sus novias se suicidaron por su culpa.

Un libro, My Cross to Bear , increíble.

Gregg Allman tiene ahora 64 años, quiere vivir ya hacer muy buena música. Sigue con los , pero también tiene vida como artista. Vive en Nashville. Nosotros le entrevistamos el año pasado.Puedes leer la entrevista en PLÁSTICOS Y DECIBELIOS.