Primero, con su grupo femenino, Jack White  hizo un excelente Love Interruption, casi acústico. Y, después, con su grupo masculino, el fenomenal, Freedom at 21. Para mí gusto, lo más sofisticado de la noche de los Grammys.