La primera vez que ví a Rory Gallagher fue en la isla de Wight, cuando era el líder de Taste, un grupo que recordaba mucho, muchísimo a los Cream. Incluso se decía que Rory estaba nominado a ser el gran rival de Eric Clapton.

El segundo álbum de Taste, que data de 1968, se llamaba “On the boards” y, francamente, era una especie de obra maestra. No paraba nunca de escucharlo. Temas  como ‘What´s going on' y ‘Morning sun' siempre estarán en mi cabeza

Rory alcanzó tanta notabilidad que se le ocurrió su carrera en solitario. El primero y el segundo eran mágníficos, Gallagher y Deuce. Luego, no sé la razón por la que dejé de interesarme tanto en él. Pero en solitario hizo hasta doce álbumes, el último “Wheels whitin wheels”, hace siete años.

Rory se fue de esta vida. Como buen irlandés se bebía hasta el agua de los floreros, tenía el hígado liquidado. Se lo transplantaron. Todo parecía ir bien, pero tuvo una infección y murió en un hospital londinense. Tenía sólo 47 años.

Pero ahí está su legado. Y, sobre todo, lo que recomiendo, su excelente DVD, que espero que aparezca en nuestro país: “Ghost Blues: The Story de Rory Gallagher”, donde otro irlandés guitarrista, como le hace un  merecido homenaje.

Abajo, mi tema favorito de lso tiempos de Taste , ‘What´s Going on'.