Portada de su segundo albumVarias veces nos ha mencionado a Olof Arnolds, una compatriota , con una voz extraña enigmática . Bjork dice que es como la voz de una niña y una vieja , juntas.

También están sus extrañas melodías. Por ejemplo, el tema estrella, Surrender , que parece como un ejercicio de magia. Tan simple, con esa voz y esa sensualidad, pero envuelto todo como en un misterio. La influencia de Bjork es tan poderosa, que la propia Bjork canta en este tema tan evocador .

Todavía más me sorprende un canción que se llama Madrid. Hay muchos islandeses, al parecer, que les encanta Madrid, por sus museos. La melodía y el arreglo tiene su sensualidad.Seguro que nadie ha escrito un tema así , dedicado sólo a Madrid.

Islandia es un país tan en quiebra como el nuestro. pero produce maravillosos ejemplos musicales. Ya no sólo hablar de Bjork y Sigur Ros. Por cierto, estos dos albumes de Olof los ha producido un tipo tan inteligente como Kjartan Steivensson , gran teclista  de Sigur Ros, pero que se maneja maravillosamente con el banjo .Y es justo  lo que oimos primordialmente en Surrender.

Olof inicia ahora una larga gira por Norteamericana, en teatros, pequeños, pero su prestigio ha crecido brutalmente. No se puede olvidar tampoco que ella ha estudiado en el conservatorio y sabe escribrir música , dicen que con un facilidad pasmosa.

Abajo, el clip de ‘Surrender’.