Hay noticias que se filtran cuidadosamente por interés del afectado, gracias a sus agentes de prensa.

La última que huele a interesante es que a Madonna -no se dice quien- le han ofrecido 100 millones de dólares por actuar en un gran hotel de Las Vegas durante largas temporadas.

Vamos, algo que fuera parecido a lo que Ceasar Palace había hecho ya con Celine Dion y Elton John.

Esa cifra presumiblemente ofrecida a Madonna sería un record.

Madonna se encuentra en un encrucijada. Ya no tiene una gran multinacional como Warner para lanzar un disco. Sólo un contrato con Live Nation, que le obliga a actuar constantemente.

De momento, como enorme estratega, se ha lanzado al camino del medio y está de realizadora de cine, cosa que me espanta. Y más con la historia de Wallis Simpson.

Pero algo tendrá que hacer. A nivel musical, ese esperpento llamado Lady Gaga la ha dejado como si fuera una Marlene Dietrich, una vieja diva de de la canción. Ya no puede ir de moderna con 52 años.

Por tanto, es muy posible que la noticia esté muy bien destilada para que el futuro de Madonna se encuentre en Las Vegas. Para los grandes, para el propio Sinatra, para Elvis, fue un camino digno tras tantos años de sacrificio.

Abajo, Madonna cuando actuó en el MGM de Las Vegas hace dos años.