Esta foto, en la que a Madonna se le salen las chichas del pantalón apretado que se puso el pasado sábado en Miami, ha servido de burla de comentarios generales en tabloides y revistas del corazón. Y la verdad es que no se puede jugar eternamente a ser una chica joven. Madonna no está ni mucho menos madurando con honestidad y elegancia.