barcelona_210709_turiddu8newsCon siempre me he rendido por su increíble sentido de la responsabilidad artística. Por su espíritu de trabajadora proletaria del pop y, porque más con inteligencia y tozudez que talento, durante más de veinte años fue la reina del pop.

Ya no lo es. No se puede ser siempre. Y menos con 50 años, aunque ella se haya convertido en la versión de Fausto en femenino.

Pero hay otros detalles en su longeva carrera que no se pueden perdonar. Ella fue la primera en “colar” el playback completo en sus accciones, reforzado tan sólo por su propia voz, siempre que tuviera aire, en pleno ejecicio de monitora de gimanasio, que es lo que aparecen sus coreografías en el escenario. Ese mismo respaldo ya lo convirtió en norma el mismísimo Michael Jackson, en una desverguenza absoluta.

[ad#tradedoubler-300×250]Era como si fueramos a los conciertos del rey y la reina del pop para verlos bailar. Nada más. Eso está muy lejos de poderse llamar música.

Ayer, mientras la veía colocando mal los dedos en la guitarra y haciendo como la tocaba, cuando ni sonaba, sentí que Madonna ha despreciado a la música, la utiliza como un medio para sus maquiavelica ambición, nunca depauperada.

Por cierto, que las nuevas programaciones de esta gira son absurdas y mediocres. El nuevo “pepito piscinas” que tiene en la dirección musical es un mediocre músico de programación.

Además, como  todo es un continuo “sampling”, plegado al bombo falso y al bajo de compresión digital, todo falso, se forma una bola de sonido, grave, oscura, que es ruinosa. Resulta patético que no puedes escuchar ni un sólo sonido real, anulando la riqueza de frecuencias que proporciona los instrumentos naturales. Es una aberración.

En cuanto a ella, se maquilla bien. Diría que es mejor bailarina que persona. Y que, como todos los personajes, que se venden al diablo para la eterna juventud, está en plena regresión. Es decir, quiere volver a tener quince años. Para ello,  incluso salta a la comba  durante el concierto.

No voy a ser como un crítico norteamericano que llegó a decir que Madonna es la

Madoff del pop. Pero sí que su impulso, su personalidad es decididamente culpable de los problemas que azotan a la música actual. Al fin y al cabo, era la reina del pop.