A  no le impresiona nada el momento actual de la industria de la música y ha hecho unas declaraciones en las que no le falta razón, pero le han quedado un poco de “abuelita cebolleta”.

Madonna desearía que más artistas de hoy se atrevieran a ser diferentes. Le parece todo viejo y manido, tal y como se lo ha hecho saber a Vogue Italia.

“Todo es muy formulista y cada canción tiene 20 artistas invitados, y todos suenan igual”.

La veterana cantante cumplirá 60 años la semana que viene y se prepara para sacar un nuevo disco que se lanzará antes de fin de año. Ha explicado que se ha inspirado mucho en la gente portuguesa que ha conocido desde que se mudó a Lisboa el verano pasado.

“En Alfama escuchas a la gente cantando y tocando música de fado en todas partes. Hay estas sesiones semanales llamadas sesiones de sala que se hacen en hermosas casas de hace 500 años y subes los escalones de mármol que están llenos de velas camino del salón, que también está débilmente iluminado con velas. Una actuación contínua, muy íntima, en la que la gente toca, canta, recita poesía”.

Resultado de imagen de madonna 2018

Madonna también sugirió que, a diferencia de la mayor parte de los actuales músicos populares, los portugueses actúan por pasión, no por el vil metal.

“Es como un salón, algo que ya no existe en muchos lugares. Las personas en otras partes dicen: ‘Llama a mi mánager, esto es lo que cobro'”.

“Estoy bastante segura de que en Lisboa la gente hace esos espectáculos y no cobran, sólo lo hacen por amor al arte, y para mí, esto es glorioso e inspirador”.

¿Delirios de multimillonaria excéntrica? Que no cobre en su próxima gira, o que ponga precios populares como hizo Prince en sus conciertos antes de morir para que hasta sus fans con menos posibles pudieran verlo.

O, mejor, que cobre el precio habitual de las entradas y les de el dinero a esos músicos portugueses tan generosos y a los que tanto dice admirar.