MADONNA, MAS RELIGIOSA

acudía ayer a a rezar en el Kabbalah de Nueva York. A sus 53 años trabaja como nunca, pero también está religiosa que nunca.