Madonna posa con su hija Mercy James, que a sus 12 años quiere ser una rapera.