La controversia está servida. El título del nuevo disco de la cantante norteamericana “M.D.N.A.” ha sido criticado por varias asociaciones antidroga por su parecido con el nombre del estupefacciente MDMA (metilendioximetanfetamina, más conocida como “éxtasis”).

Lucy Dawe, un portavoz del grupo Cannabis Skunk Sense, le ha contado al periódico The Sun que la elección de ese titulo para el nuevo disco de ha sido una “decisión mal aconsejada”. Mientras le acusan de hacer apología de las drogas, Madonna ha declarado que el título es una abreviatura de su propio nombre. Madonna= MDNA. Simplemente. Sin más.

Si bien es cierto que a Madonna siempre le ha gustado provocar (provocar da dinero) y que ha sido especialista en la materia – sobre todo sexo y religión- todo esto parece una exageración de mentes calenturientas, malpensados, posiblemente histéricos.

Desde luego le están dando a Madonna una publicidad que seguro le sirve para vender muchas más copias. Lo perseguido, lo prohibido, suele ser un éxito. Y ella lo sabe muy bien.

Todo esto nos recuerda en PYD a aquellas célebres Ligas de Decencia norteamericanas, que hicieron todo lo posible por desacreditar el rock and roll en los años 50. Estas personas lo consideraron como algo pernicioso, “música del diablo”, principalmente por derivar del R&B. Música de negratas, vamos.

Madonna publicará a finales de mes el primer single extraído del álbum ‘Gimme All Your Luvin'. Unos días después, el 5 de febrero, la cantante será la protagonista del intermedio de la edición XVLI de la Superbowl a celebrarse en Indianápolis, Indiana.

Entre unas cosas y otras, Madonna va a tener una enorme exposición estos primeros meses de 2012.