Me parece lícito, muy lícito que adopte cualquier tipo de trampa promocional y se ajuste a un marketing escandaloso para tratar de levantar su carrera discográfica, que se tambalea desde aquel buen disco que fue Music. Pero que se revuelque y se conspire a sí misma para la más escandalosa de las hipocresías, me parece terrible.

Aywer, el manager de Madonna , el impresentable Guy Oseray puso en  boca del artista, algo increíble: “Mi fans no me traicionarían ni ellos han sido los que han muesto el tema en internet”.

Por supuesto que no, Madonna. Por supuesto que no  han sido tus fans, pero sí tu entorno, tus empleados, tu misma. Ahora resulta que en el tema  también va a participar Mia y Micki Minaj. Es decir, que lo van a jorobar más de lo que estaba.

Y no es un “demo”, como dice Madonna. Es una “rough mix” , como se dice técnicamente del tema que ella cree  que va a ser un éxito. Cuando los artistas sueltan una canción que no es la definitiva , pero casi, lo llaman “demo” , en el colmo de la hipocresía.

Madonna ,además, amenaza con lanzar su balada WE, un tema horrible que estaba en la espantosa película que ella dirigió y que fue abucheada y machacada en el festival de Venecia. Un diarrea intelectual sobre la señora Simpson, que intentó ser reina.