, con su fantásticos 53 años, y la cara con botox, buscaba bailarín en Nueva York.