“No hay vuelta atrás para nadie”, canta Mac DeMarco en el primer single de su nuevo álbum. “No hay segunda oportunidad, no hay tercer grado”. La canción es un lamento discreto sobre los peligros de la fama.