Copiando de aquí y allá y, sobre todo, con el gran Franz Waxman en la cabeza, el francés ganó el Oscar al mejor score. Con su pan se lo coma, en el peor año de la Academia.