Ghost vuelve con el viejo frente  del Papa satánico. Pero si lo reemplazamos con un tipo con una gigantesca máscara cerosa de Vincent Price que baila como  Fred Astaire a través de un apocalipsis zombi, se podría  aceptar semejante disparate.