Michael Nesmith y Micky Dolenz de los Monkees , los dos únicos supervivientes, no se rinden y vuelven a los escenarios.