Taylor Swift presumió de que tanto Adele , como la Rowling, la creadora de Harry Potter, estuvieran con ella en el “backstage” de su concierto en Londres.