En 1968 los Rolling Stones volvieron por sus fueros rock y blues con “Jumpin´ Jack Flash” y el LP “Beggars Banquet”, tras un año experimental- coyuntural interesante pero poco definitorio. La canción volvió a situar al grupo de Mick Jagger y Keith Richards en el lugar de privilegio que les correspondía en el rock UK y a nivel mundial.